Perdido por perdido

 

perdido por perdido

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es momento de romper mitos: no toda la cultura de los 90 fué horrible, si bien fué la época en la que – en palabras del simulador Mario Santos – “el mal gusto invadió la nación”, lo cierto es que hubo joyas musicales, literarias y las que nos ocupan en este humilde espacio, cinéfilas.

“Perdido por perdido” es un drama/policial negro protagonizado por Ricardo Darín, Carolina Papaleo, Enrique Pinti, Jorge Schubert, Julia Von Grolman y Ana María Picchio.

El protagonista, acorralado por una deuda que, de no pagarse, puede terminar sin vivienda lleva adelante un fraude a una empresa de seguros metiéndose con prestamistas y policías corruptos destapando una cadena de complicidades y estafas que involucran a hombres y mujeres poderosos. Todo esto ambientado en una atmósfera oscura, con el menemismo y la corrupción instalados en la sociedad, las consecuencias que dejó la “hiper” de Raúl Ricardo Alfonsín y todo el despelote económico que hubo y que iba a venir.

Quienes miren esta película y se pongan en la piel de Darín van a sentir la necesidad de agarrar todo y escapar antes de que esté en peligro – ya no la vivienda – sino la vida. El peligro y el balazo de un sicario está a la vuelta de la esquina y uno va a experimentar esa sensación a medida que el conflicto va encaminándose y la situación se escapa de las manos de todos.

Como espectadores, asistimos a una carrera angustiante y apasionante que nos entrega el director de “Un lugar en el mundo”. Para sintetizar: una situación desesperante requiere medidas desesperadas.

Perdido por perdido (1993), de Alberto Lecchi.