“Y… ¿Dónde está el periodismo?” Episodio XXXVIII:

Titula La Nación: “El necesario aumento de la edad jubilatoria” Sobran comentarios acerca de la construcción de la realidad, la militancia del ajuste y la confirmación de los intereses a los que este medio siempre sirvió.

Cabe, en todo caso, marca énfasis en el copete:
“Los ocho millones de personas que trabajan formalmente en el sector privado y pagan impuestos sostienen a 20 millones que reciben aporte estatal”.

Sólo resta decir que esos 20 millones también trabajaron, y el “aporte estatal” es el derecho a la jubilación que ganaron… con su trabajo. Un derecho que ganaron, también, pagando sus impuestos cuando trabajaron.

Sin duda, a esta observación, aparecerán los señalamientos acerca de las “asignaciones universales”, “jubilaciones a quienes nunca aportaron”, etc.- Señalamientos donde seguramente no aparecerá el sometimiento al trabajo en negro, idéntico sometimiento a flexibilizaciones varias, situaciones contractuales inconsistentes, etc.-

Entre la baja de edad a la imputabilidad, y la suba de edad para la jubilación, queda expuesta a todas luces los criterios de exclusión para aquellos que no cionforman las “fuerzas de aporte productivo” o “aporte consumista”.

La capacidad de indignación ante tanta alevosía en los que se autoproclaman periodistas se va desdibujando, lentamente, para permitir una mezcla de roles, autoridades, y ausencias absolutas de responsabilidades. Del daño no se hacen cargo.

Sergio Armand